¿Qué es el octanaje o número de octano?

El octanaje es también denominado número de octano, y en la bibliografía en inglés se lo encuentra como RON (por sus siglas Research Octane Number, que en su traducción al español es: Número de octano de investigación).

El número de octano es un índice, que mediante una escala mide la calidad y capacidad antidetonante de una gasolina (también denominada como bencina o nafta), cuando la misma está en la fase de compresión dentro de un pistón en un motor de combustión interna.

Esta capacidad antidetonante, evita que se produzca una combustión no controlada o detonación, logrando que la combustión en el cilindro sea pareja y controlada, y por lo tanto más efectiva.

Cuando una gasolina de bajo número de octano se enciende prematuramente en un pistón (efecto denominado “autoencendido” y que es provocado por la elevada compresión), se produce una detonación, la misma que provoca que el pistón sufra un golpe, reduciendo en forma considerable la eficiencia del motor. Estas detonaciones provocan que un motor presente el denominado “martilleo”, conocido también como “cascabeleo”, por efecto de las detonaciones prematuras del combustible y que pierda potencia en forma considerable, llegando incluso a provocar daños en el motor.

Efectos del exceso de octanaje:

Es importante mencionar que un exceso de octanaje no será sinónimo de mayor potencia, esto por que la potencia de un motor de combustión interna, depende de la relación de compresión del motor en cuestión, y el octanaje no altera esta relación en modo alguno. La relación de compresión de un motor es una característica de su diseño, mecánico, por lo que en realidad cada motor requiere de combustible con un número de octano específico para su diseño mecánico particular.

En forma similar, un exceso en el número de octano, no incrementa en forma alguna el rendimiento de una gasolina, es decir, la distancia que se puede recorrer por unidad de volumen de combustible, no sufre ningún efecto positivo por el incremento en su octanaje. Realmente, un motor de combustión interna tiene su mayor eficiencia cuando funciona con el combustible que tiene el número de octano para el que fue diseñado, si bien con un combustible de octanaje menor puede sufrir una perdida en su rendimiento (por las detonaciones que provocan una reducción en su eficiencia), un incremento en el octanaje no incrementa el rendimiento.

Por lo anterior, se puede inferir en que al comprar un combustible con un mayor octanaje que el requerido por un motor, solamente tiene como resultado un mayor e injustificado costo (pues no se incrementa la potencia ni el rendimiento del motor), esto por que normalmente un combustible con mayor numero de octano tiene un mayor costo, ya sea por el mayor procesamiento petroquímico que requiere o por los aditivos que debe tener para elevar su característica antidetonante.

Si esto fue útil, recomiéndanos más abajo, en la red social de tu preferencia:

"Me Gusta" en Facebook o [+1] en Google. ¡Gracias!

1 comentario:

  1. Muy buen artículo, No vuelvo a gastar más en gasolina de alto octanaje... Gracias por la información!

    ResponderEliminar